El engaño de Regresión


Los que me conocen saben que no doy un duro por el cine español desde hace mucho tiempo. Algunos lo entenderán, otros no, pero mientras la industria siga anquilosada en tiempos pasados, en las mismas temáticas de siempre, y posicionados intelectualmente, seguiré sin ir a ver una película española al cine. Es mi forma de protesta. Sin embargo, hay excepciones para la regla. La principal era Alejandro Amenábar, un tipo que me ha hecho pasar muy buenos momentos en el cine con Mar Adentro, Abre los Ojos y algunos momentos de Los Otros. Pensé que hacer una película peor que Agora sería muy difícil, de lo mala que es, claro, pero estaba muy equivocado. Todo me decía que iba a ser así: malas críticas, mala acogida en el Festival de San Sebastián, pero le di la oportunidad a mi último baluarte en el cine español, y éste se ha venido abajo.

REGRESSION_EMMA_JPosters-600x400

Regresión nos cuenta la historia del detective Bruce Kenner (Ethan Hawke) quien investiga el caso de la joven Angela (Emma Watson), que acusa a su padre, John Gray (David Dencik), de cometer un crimen inconfesable. Cuando John, de forma inesperada y sin recordar lo sucedido, admite su culpa, el reconocido psicólogo Dr. Raines (David Thewlis) se incorpora al caso para ayudarle a revivir sus recuerdos reprimidos. Lo que descubren es una historia de sectas satánicas que mantendrá a todo el pueblo en vilo.

Regression-movie-Emma-Watson-Ethan-Hawke

A primera vista, no pinta mal. Amenábar retoma el cine de terror, aunque luego se transforme en otra cosa. Pero al poco de empezar, ya se intuye que esto acabará en desastre. El principal problema de la película es que, en ningun momento conectas con la historia, principalmente por dos motivos: La dirección es inexplicablemente fría, lenta, ramplona, y no se adecúa con el tono de la historia. Ni siquiera es capaz de crear ambientes agobiantes u opresivos, y eso que tenía elementos para ello. Además de eso, no se decanta por ningún género en concreto: quiere ser terror pero cuando da los pasos para determinados clímax, se queda en apenas fogueo y no pasa de un suspense mal contado. El otro motivo es el lamentable trabajo de los actores, de TODOS los actores, encabezados por la pareja Ethan Hawke y David Thewlis, y los lamentables diálogos entre ellos (de los peores que he oído en el cine en mucho tiempo) y de Emma Watson, que se pasa la película con la misma cara de penica, que echa dos lagrimillas, que dice tres frasecitas y luego la lía parda. Bueno, terrible.

El desarrollo es plomizo, la forma en que lo hace es ridícula, pero lo que es peor, es pretenciosa y tramposa. Al final, te queda la sensación de que, una de dos, o Amenábar te ha tomado por tonto, o te sientes engañado. Lógicamente, me decanto por lo segundo. Pero lo que sí consigue es hacerte partícipe de su obsesión con la Iglesia, que plasma en todas sus películas, pero que en Regresión se torna obsesiva, hasta el punto en que, por momentos se torna en violenta. Hay muchas conversaciones en que la agrede directamente, y como novedad en esta ocasión, habla de la homosexualidad (o sodomitas) sin tapujos y cómo la trata la Iglesia. No os perdáis la cantidad de veces que aparece la cruz, y cada vez que lo hace, siempre pasan cosas malas. Salvo al final, pero en este caso, la cruz está oscura, casi negra. Lamentable.

En definitiva, mi último bastión del cine español se ha caído con estrépito, primero con Ágora y ahora con Regresión, una cinta pretenciosa, tramposa, que te toma por tonto, que no conecta con el espectador, pero sobre todo con una resolución tan ridícula, atropellada y lamentable que hace prometer que jamás volverás a ver una película de Amenábar, porque ya le has metido en el mismo grupo que a M. Night Shyamalan. Y lo peor es que, encima, me costó un euro más caro por ser Amenábar. Para hacérmelo mirar…

Anuncios

4 comentarios en “El engaño de Regresión

  1. No hay por dónde cogerla. Sin estilo, mal dirigida, mal producida, mal escrita, mal interpretada… ridícula. Mala, no hay otra palabra, muy mala. No me extraña lo que ha pasado en EEUU: de un estreno “importante” ha pasado a “directa a DVD”. Las manos a la cabeza se llevaban los productores ante los screen-tests. Y, por mí, que hubiera ido directa a VHS. Una tomadura de pelo. Y peor aún es la incapacidad patria de crítica: que si “no consigue cerrarla”, que si “no es el mejor Amenábar”, que si “interesante aunque con flaquezas”… Y una leche. Sin complejos: UNA BASURA. UN TRUÑACO. UN MOJÓN DE PELÍCULA. DE VERGÜENZA AJENA.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s