¿A qué huele aquí? A dinero, eso es a lo que huele. La Gran Apuesta


“¿A qué huele aquí? A dinero, eso es a lo que huele”.  Esta es la mejor frase que define a la perfección a La Gran Apuesta, dirigida por Adam McKay y protagonizada por Christian Bale, Ryan Gosling, Steve Carell y Brad Pitt, que se estrena en España este viernes 22 de enero. Y llega con fuerza a nuestras pantallas tras ocho nominaciones a los Oscars que trae consigo, incluyendo mejor director (Adam McKay), mejor película, mejor actor de reparto (Christian Bale), mejor montaje y mejor guión adaptado.

urbeat-eventos-gdl-premier-paramount-la-gran-apuesta-07ene2016

Basada en la historia real y en el Bestseller de Michael Lewis (Un sueño posible, Moneyball) y dirigida por Adam Mckay (AnchormanHermanos por pelotas) nos cuenta la historia de cuatro personas fuera del sistema que descubren que los grandes bancos, los medios de comunicación y el gobierno se niegan a reconocer el colapso de la economía. Ambientada durante los dos años anteriores a la crisis del 2008 en Estados Unidos, nos presenta los motivos por los que se produjo la crisis del 2008, la caída del mercado inmobiliario podría causar el colapso de los bonos de hipoteca de alto riesgo y la crisis de Lehman Brothers y como la crisis los golpea a ellos también. La terminología es a la vez seca y mareante y las maquinaciones de los protagonistas increíblemente complejas. La tésis principal de la película, adaptada de la novela al cine por Adam McKay y Charles Randolph, es que a medida que los bancos se convertían en la parte más importante de la industria de los Estados Unidos, los banqueros creaban herramientas financieras cuya principal función era hacer a los ricos más ricos y que les jodieran a los demás, lo que acabó desembocando en la crisis financiera del 2008. Se podría decir que un buen título alternativo para la cinta podría ser “American Horror Story”.

La verdad es que La Gran Apuesta es entretenida, atractiva, agresiva en los temas que trata, interesante y curiosa. La cinta entrelaza tres historias separadas, pero con algo en común: en la primera encontramos a Michael Burry (Christian Bale), un médico con unas habilidades sociales muy limitadas a quien su gran manejo con los números y las finanzas le permiten realizar la gran mayoría de los fondos de cobertura de la Costa Oeste. Después de encontrar unos datos “aterradores” mientras revisa obsesivamente un gran número de bonos hipotecarios, Burry inventa una idea bastante radical: “apostar” en contra el mercado inmobiliario. Para ello tene que convencer a los bancos para crear un nuevo instrumento financiero, una especie de póliza de seguro de finanza. Si Burry está en lo cierto y el mercado se derrumba, ganará mucho dinero, pero si el mercado se mantiene a flote Burry estará obligado a pagar cierta cantidad de dinero por mes. Por otro lado tenemos al contradictorio personaje de Steve Carell, Mark Baum, un hombre amargado que odia su trabajo pero que le ofrece… felicidad, y al que le llega una parte del “olor del dinero”, lo que atrae al personaje de Ryan Gosling y le hace participar en esa apuesta contra el Estado. Por otro lado tenemos el equipo de Ben Rickert (Brad Pitt), antiguo empresario que abandonó el juego de las finanzas asqueado con el sistema,  que hace de maestro de dos iniciados en este mundo.

fotonoticia_20160119172609_1280

Sin duda alguna, el reparto coral formado por Carell, Gosling, Pitt y Bale es la “GRan Apuesta” de la película, pero sobre todo la actuación de Christian Bale (nominado al Oscar por su papel en la película) es la que sobresale de todas. A Ryan Gosling se le ha visto estupendo (y actuando también) en un papel en el que encaja a la perfección. Steve Carell, hace honor a su trayectoria y es el que imprime más humor ha traído a la película con su personalidad tan fatalista y amargada, pero a la vez irónica y complaciente. Y, por último, Brad Pitt, que sí, que me ha gustado, pero… meh, para mí no ha llamado la atención tanto como los demás.

La adaptación del guión, potente e ingenioso, sobre todo por la excelente combinación de humor y drama, es uno de los puntos sobresalientes de la película. Sobre todo por la trayectoria cómica de Adam McKay, responsable de Anchorman o de AntMan. Aunque a mi particularmente no me hace gracia, me esperaba un humor más simple o sin gracia para los que no somos estadounidenses, como a veces ocurre en muchas películas del género. El guión de La Gran Apuesta te saca unas cuantas carcajadas y da que pensar, esa es su gran virtud. Para ayudar a desarrollar la historia y explicar algunos términos que pueden resulta confusos o desconocidos para la gente que no se maneja en el mundo de las finanzas, McKay rompe la cuarta pared y utiliza al personaje de Gosling como narrador y a estrellas invitadas en “intermedios”,

como Margot Robbie (El lobo de Wall Street), y Selena Gómez, para explicar términos del campo de las finanzas al público como “hipotecas subprime” o que es un CDO. Esta herramienta explicativa sí que funciona para hacer entender la terminología a gente que, como yo, se pierde en este mundo de las finanzas, pero por otro lado interfiere con la narrativa de la película y corta el rollo, haciéndote perder el hilo argumental.

Como resultado, gran parte de La Gran Apuesta queda como una lección de finanzas que, aun siendo confusa, consigue que acabes pillándole el hilo y te hace aprender algunas cosas. Además combina muy bien el arte cinematográfico, a su manera, y hechos irrefutables para explicarse. El intento de Adam McKay de abarcar un tema tan amplio es admirable y las actuaciones, como ya he mencionado, es muy sobresalientes, pero algo malo tiene que tener (aparte de los cortes de las estrellas invitadas), y es la ajetreada ejecución del director, acentuada por un montaje frenético y clips de la cultura pop del momento (apoyado en la música de la banda sonora), que hacen que a veces te recuerde todo un poco a un capítulo de The Office. Demasiada información de golpe y de manera confusa, provocada por demasiados cortes innecesarios que fragmentan la historia.

La Gran Apuesta es una buena película gracias al ingenio y el humor del guión, acentuado por las magníficas actuaciones de todo su elenco, lo que la convierten en una de las favoritas para la gala de los Oscars, el próximo 29 de febrero.

Anuncios

3 comentarios en “¿A qué huele aquí? A dinero, eso es a lo que huele. La Gran Apuesta

  1. Adam McKay no te gusta??? Anchorman es un peliculón, The Other Guys otro! Y Pasado de Vueltas tambien! Me gusta su sentido del humor, aunque mi debilidad por Will Ferrell puede que hable por mi

    Me gusta

  2. Pingback: Leonardo, Alejandro y Spotlight grandes triunfadores de los Oscars | SINCRITERION

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s