Zoolander No. 2: La mirada acero azul se queda en azul


Entre el porrón de películas que se han estrenado estas dos semanas, destaca la esperada Zoolander No. 2, que supone el regreso a la gran pantalla de Derek Zoolander y Hansel, de la mano de Ben Stiller y Owen Wilson, acompañados esta vez por Penélope Cruz, Will Ferrel y Kristen Wiig. Como era de esperar, Ben Stiller se vuelve a poner detrás de las cámaras para traernos nuevas aventuras de los modelos más zoquetes del mundo, pero con la mirada acero azul por bandera.

11358735.gif

Zoolander No. 2 actualiza el mundo de Derek Zoolander, uno de los modelos más exitosos de su época, en muchos aspectos, incluyendo los palos de selfies y las nuevas redes sociales. Derek (Ben Stiller), que vive como un “cangrejo hermitaño”  y su sexy amigo y compañero de profesión Hansel (Owen Wilson), que vive en “terrenos aún por descubrir de Malibú”, se trasladan a Roma, en principio para asistir como modelos invitados a un desfile del nuevo rey de la moda, pero más adelante, para hacer frente a una conspiración basada en “matar a las personas más guapas del mundo”, con víctimas como Justin Bieber y Demi Lovato, que se encuentran con una muerte espantosa, no sin antes de hacerse un selfie  y subirla a Instagram, con las ya famosas Mirada Acero Azul de Zoolander. Por otra parte nos encontramos con Valentina Valencia (Penélope Cruz), la agente de la moda en la Interpol que recluta a Zoolander y a Hansel para evitar más asesinatos de gente guapa y que recuerda mucho a una chica Bond. Y por supuesto, Mugatu (Will Ferrel), que vuelve a ser el villano de la historia y el que les pone las cosas feas a nuestros protagonistas.

Al igual que en la primera parte, lo más notable de Zoolander No. 2 es una larga lista de cameos, entre ellos el de Benedict Cumberbatch como una modelo transexual, Justin Bieber, Ariana Grande, Madonna, Kiefer Sutherland como el amor de Hansel… en realidad uno de los 11 amantes del modelo, a Billy Zane y Sting, así como la editora jefe de Vogue, Anna Wintour que puso a Penélope Cruz y a Ben Stiller en su portada del mes de febrero, recreando algunas de las imágenes más icónicas de la moda. Pero en esta segunda parte, la moda no se ve tanto, y se sacrifica por más acción, que para mí no ha resultado tan bien, puesto que ese humor absurdo sobre la industria de la moda fue lo que más me gustó de Zoolander. Pero aun así, en esta secuela se mantiene ese humor que es tan absurdo que por narices te tienes que reír. Nos encontramos con numerosos guiños, más cameos de los necesarios y chorradas varias que, sí es verdad que te hacen soltar alguna carcajada que otra y que mantienen el buen ritmo de la película, a veces te planteas si estás viendo un anuncio cutre estadounidense o una película en condiciones.

Yo sigo pensando que lo mejor de la película siguen siendo Ben Stiller como Zoolander, Owen Wilson como Hansel y Will Ferrel como Mugatu, aunque da pena ver que en esta segunda parte las cosas se le van un poco de las manos a Stiller. Stiller es un gran comediante y un director infravalorado, pero Zoolander No. 2 se le ha escapado un poco. Normalmente sus proyectos suelen tener unos fuertes conceptos centrales y con claros objetivos satíricos, como los despistados fashionistas de la primera Zoolander o los cínicos realizadores hollywoodienses en Tropic Thunder. Lo único de lo que Zoolander No 2 se burla es de la primera película, con personajes constantemente burlándose de lo desfasados que están Derek y Hansel. Eso sí, como ya he mencionado, Stiller, Wilson y Ferrel mantienen la esencia de sus personajes y la línea humorística. Por otro lado, a Penélope Cruz le sienta como un guante el papel de agente de la Interpol, sin duda una grata sorpresa, aunque todavía no consigue realizar todas las escenas sin parecer forzada. En cuanto a la música, no se puede esperar menos: todos los éxitos de los últimos 3 años acompañan a Hansel y Derek en su nueva aventura.

En definitiva, Zoolander No. 2 está pensada para los fans de Zoolander, que estarán encantados con una nueva entrega y con reencontrarse con el elenco original, pero Stiller y el resto de realizadores parece que han olvidado un poco lo que hizo a la primera Zoolander funcionar, las risas sobre el mundo de la moda, resaltando lo ridículo que puede resultar por momentos, y es que, en esta ocasión, apuesta más por la acción. Zoolander No. 2 es un refrito de la trama original y chistes que no logra recuperar el encanto el ingenio que hizo de la original un clásico de culto.

 

Anuncios

Un comentario en “Zoolander No. 2: La mirada acero azul se queda en azul

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s