Point Break ¿Pero que mierda es esta?


point-break-cartel-8El pasado día 25 de diciembre se estrenó el remake de Le Llaman Bodhi (Point Break), aquella mítiquisima película de Kathryn Bigelow, con Patrick Swayze, Keanu Reeves y Lori Petty, en la que nos contaban como un joven agente del FBI se infiltraba en un grupo de surferos que se dedicaban a asaltar bancos. La peli se hizo mítica no solo por la acción, sino por el male bonding entre los dos protagonistas, uno no necesariamente malo (Bodhi), que no se rige por las normas y el otro recto (Utah) que conoce a su alma gemela. Y eso se convirtió en un pelotazo de acción con escenas míticas, como los disparos al aire de Keanu por no querer disparar a Patrick. Pero como en Hollywood últimamente hay una escasez de ideas que roza ya niveles ridículos, pues a alguien se le ocurrió hacer un remake de la peli, que ojo, es de 1991, que no es tan antigua y después de haberla visto (no pagando claro), me animo a escribir la crítica.

Point Break Sin Límites, está dirigida por Ericson Core y escrita por Kurt Wimmer (doppelganger de Uwe Boll), director de la interesante Equilibrium pero también de subproductos como Ultravioleta. Esta nueva versión está protagonizada por Edgar Ramirez como Bodhi, Luke Bracey como el agente del FBI Johnny Utah, Teresa Palmer y Ray Winstone como el agente Pappas. Johnny es un joven que decide dejar atrás su pasado rebelde para unirse al FBI. Un día, le asignan un caso sobre robos para el que se tendrá que desplazar hasta California, donde los atracadores se dedican al surf. Allí, conoce a Bodhi, un chico que le hará ver la vida de otra manera y Tyler, una joven muy atractiva de la que se enamora.

Una vez situados, el remake de Point Break es una puta mierda (perdonar por mi francés). Sin paleativos, sin adornos, sin tapujos, quizás sea la peor película que he visto nunca. Si a eso le sumamos que viola los valores de la original, una obra maestra comparada con este engendro, hace que la sensación de engaño y tomadura de pelo sea mayor. Y voy por partes. Primero, en la vida, al menos en esta, ni Edgar Ramirez le llega a la suela de los zapatos de Patrick Swayze ni al personaje de Bodhi, ni Luke Bracey le llega a la suela de los zapatos al bueno de Keanu Reeves ni a Johnny Utah. El primero de ellos, Edgar Ramirez, viola el personaje de Bodhi, bueno, él no, el guionista. Le convierte es una especie de psicópata naturista en busca de lograr los 8 pruebas de un supuesto japo-zen-Jedi, mientras atenta contra los que estan jodiendo la Tierra, como las minas de oro, dinero americano lloviendo en Méjico, mientras recoge latas aplastadas en la montaña o se corre fiestas rave de diseño en yates de millonarios, rodeado de sus acólitos seguidores abnegados. Pero con un final tan psicópata en contra del personaje originales (la familia) que es lamentable. En fin, Bodhi siendo violado. Lo de Johnny Utah es diferente, es el chungo queriendo ser bueno, queriendo hacer las cosas bien, pero que de chungo tiene nada. Es el que perdona la vida, el que sigue al malo, el que se enamora de la chica que no tiene impacto en la película (con lo que molaba Lori Petty) y que lo único que hace es demostrar que está más pasado que todos los demás, además de ser muy mal actor y su empeño por que el pelito rubio sea el protagonista. En fin, lamentable también. Y ya no hablo del insulto de Pappas de Ray Winston, con lo grande que era Gary Busey, o lo ridículo de Teresa Palmer en lugar de Lori Petty. ¡Lamentables todos!

Y segundo, la historia es un engaño para mostrarnos super imágenes de deportes extremos, desde salto base, caida libre, snowboard, bmx, surf y demás. No hay tensión, no hay desarrollo de personajes, solo hay frases chulas naturistas, obsesiones, solo un pretexto para subirnos a los Alpes y tirarnos en snow… Y en cada peripecia ir perdiendo a un componente del equipo, claro. Que se saquen de la manga lo de los 8 retos de Ozaki, el japo-zen-Jedi ese que Bodhi quiere imitar es, como mínimo, algo lamentable, en plan andiamo! Todo vale! En fin, en lugar de hablar de la unión del grupo, de la amistad, la fuerza de la familia, que es de lo que habla la original, lo reducimos a un anuncio vitaminado de Red Bull de coña. Y ni eso, porque si el director, el tal Ericson Core, se ve The Art of Flight, se avergonzaria de haber dirigido Point Break.

No me voy a entretener mucho más, porque engendros como este no merecen la pena, Point Break es un insulto a los que tenemos a Le Llaman Bodhi como película de culto de los años noventa. Remakes de este estilo deberían estar prohibidos, alguien con dos dedos de frente debería decir: Por favor, dejarlo. Me está dando vergüenza ajena lo que estáis haciendo. Los personajes son un insulto a los originales, sobre todo el de Bodhi, que el pobre Patrick Swayze se tiene que estar revolviendo en su tumba, las motivaciones de los personajes son disparatadas, las frases y situaciones son vergonzosas, las actuaciones son ridículas, la dirección es perezosa… Lo único que salvo es que, en algún momento está bien hecha, aunque los anuncios de Red Bull ya están inventados y sobre todo, haya un documental tan espectacular como The Art Of Flight, muy recomendable para todos, aunque como a mi, no les guste ni el snow ni el postureo de ser super cool y super guay que se gastan los de Red Bull.

Parafraseando a un buen colega: Vaya puta mierda

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s