Objetivo: Londres: El Club de la Comedia del POTUS


NOTA: Por lo que pueda pasar, no me hago responsable de las opiniones políticas-ideológicas que escribo. Estoy bajo los efectos de la drogaína y tengo diarrea verbal… Eso es eximente, no?

london-has-fallenEl pasado día 8 de abril se estrenó en nuestras pantallas Objetivo: Londres (London Has Fallen), continuación de la más que entretenida (teniendo en cuenta el género al que pertenece) Objetivo: La Casa Blanca (Olympus Has Fallen), de Antoine Fuqua (Training Day, Shooter, Southpaw), en la que Gerard Butler da vida a Mike Banning, un agente del Servicio Secreto encargado de rescatar a los rehenes en la Casa Blanca, incluido el Presidente de los Estados Unidos de América, interpretado por Aaron Eckhart, del asalto de un comando norcoreano. El resultado fue una cinta de acción patriótico-heróico muy entretenida, a pesar de las soflamas patrióticas y altas dosis de fantasmismo, pero con un reparto de altura como Morgan Freeman, Melissa Leo, Robert Foster, Angela Bassett o Radha Mitchell y una buena factura.

london_has_fallen_ver2_xlg.jpg

Esta nueva entrega mantiene mucha parte del reparto, incluyendo a Butler, Eckhart, Freeman y Bassett, pero cambia de director, el iraní Babak Najafi y que supone su primera incursión en Hollywood, y cambia de escenario, ya que en esta ocasión, la acción se traslada a Londres. Tras el fallecimiento del primer ministro británico en extrañas circunstancias, todos los líderes mundiales se reúnen para su funeral. Pero existen planes para que el acto, que cuenta con la mayor seguridad del planeta, sea una oportunidad para acabar con los mandatarios y sembrar el caos en todo el mundo. El presidente de los Estados Unidos y sus colaboradores del Servicio Secreto son los únicos capaces de evitar la tragedia, contra el enemigo que más aterroriza en estos días: los islamistas con sed de venganza.

Objetivo: Londres puede ser de las peores películas que he visto este año, y desgraciadamente, en solo 4 meses hay muchas candidatas disputándose ese honor. A pesar de ser consciente de lo que iba a ver, de saber qué me podía esperar, la realidad, como suele pasar a menudo, supera las expectativas. ¿Y qué es lo que esperaba? Pues acción, con frases chorras, situaciones fantasmales, muchas dosis de patriotismo caduco y orgullo patrio y muertes violentas. Y sí, en ese aspecto no decepciona, pero el problema viene en la frivolización de la violencia de la película, de su tratamiento y, sobre todo, del mensaje que lanza la cinta, mensaje muy preocupante resumido en boca del personaje de Gerard Butler (por supuesto, mientras le pega una paliza al malo malísimo morito de la historia): “¿Quieres saber lo que vosotros cabrones no entendéis? No somos un puto edificio! No somos una puta bandera! No somos un solo hombre! Cabrones como tú han estado tratando de matarnos durante mucho tiempo ¿Pero sabes qué? Dentro de mil años, vamos a ser todavía aquí!”. Con dos cojones.

la-chute-de-londres-trailer-952517.jpg

Para empezar, los primeros ministros de todo el mundo son gilipollas. Reunidos en la capital británica para un funeral de Estado, son aniquilados de la manera más tonta posible, en especial el japonés, que va con su chófer sin protección como el que va a comprar el pan. Aquí hago una salvedad por el chascarrillo, topicazo pero gracioso, del primer ministro italiano, ya entrado en años, agarrado a una jovenzuela prometiéndole el oro y el moro. Ya lo dice el refrán: cría fama y échate a dormir. Pero como no puede ser de otra forma, el único que reacciona a tiempo y sobrevive al ataque orquestado en Londres es el presidente de EEUU, sobre todo gracias a su amigo y jefe de seguridad. A diferencia de la primera película, en esta ocasión el personaje de Gerard Butler se convierte en un asesino a sangre fría, sin piedad, sin sentimientos ni escrúpulos. No sólo eso, sino que justifica la violencia con chascarrillos, con el presidente de los pueblos libres, adalid de la paz y la cordialidad como palmero, y con la frase graciosilla cada vez que Butler se cargar a un morito. Uno de los momentos más surrealistas es cuando el personaje de Angela Bassett (que lleva escrito en la frente “FIAMBRE”), que se pasa toda la peli alabando al personaje de Butler y antes de palmarla, le dice: “Prométeme que matarás a estos hijos de puta”. Con dos cojones (again). Y la guinda del pastel es el plano final, tras la ristra de asesinatos, es capaz de abrazar y mostrar amor con su bebé recién nacido y de seguir al pie del cañón tras el discurso inspirador de Morgan Freeman, en el que dice que avisa que “aquellos que amenazan nuestra libertad: América se levantará. Y no se equivoquen, los encontraremos y le destruiremos” En fin, una gran manera de frivolizar sus asesinatos.

Poco más hay que añadir de este infame subproducto… La sensación final es que Objetivo: Londres contiene un mensaje turbio, vengativo y altivo donde los haya (lo mismo te meto un pepino por el culo como que muestro mi amor por un bebé… Escalofriante), ya que la sucesión de asesinatos por la causa patriótica, acompañado del chistaco del Presidente de los pueblos libres, causa estupor. En cuanto a la realización, mucho CGI de palo, mucho estudio, planos demasiado largos y pocas novedades. Tan solo, un momento en plano secuencia trucadillo (ya avisé que el comercial de la herramienta de edición se ha forrado en Hollywood), que recuerda a videojuegos como Call of Duty, que no está del todo mal resuelto. Todo lo demás, es el Club de la Comedia de POTUS. Y no tiene ni puta gracia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s