Infierno Azul. La actualización-fantasmada de Tiburón


nullEste viernes se estrena en nuestras pantallas Infierno Azul, de Jaume Collet -Serra (La Huérfana, Sin Identidad, Non Stop), con Blake Lively (The Town, El Secreto de Adaline) como principal protagonista, junto con un tiburón que se las hará pasar canutas durante la cinta. La peli nos cuenta la historia de Nancy (Blake Lively), una joven que trata de superar la pérdida de su madre. Un día, haciendo surf en una playa solitaria se queda atrapada en un islote a sólo cien metros de la costa. El problema consiste en que un enorme tiburón blanco se interpone entre ella y la otra orilla.

Es inevitable comparar Infierno Azul con la obra maestra de Steven Spielberg Tiburón, pero las diferencias, sin embargo, son abismales. Mientras que el clásico de Spielberg apuesta por el enemigo silencioso, el ritmo pausado y la acción in crescendo, Infierno Azul muestra sus cartas desde los primeros minutos, sin dejar espacio al desasosiego o la inquietud, se entrega al ritmo videoclip y al susto del monstruo, y derrocha grandes localizaciones y ambientación. Y todo hay que decirlo, aunque chirría un poco, al final juega a su favor, ya que hablamos se convierte en una actualización de Tiburón al estilo de cine actual, rápido, de sustos y realista en lo que a heridas se refiere (al que le dedica un pasaje de la película muy bien ejecutado). Por lo demás, se trata de situaciones en muchos casos frenéticas, montadas con rapidez de imágenes, que te recuerdan cómo ha cambiado el cine en los últimos 40 años (joder, que mayor soy…)

El comienzo de la película es portentoso, gracias a las localizaciones y al gran trabajo de la segunda unidad en ese aspecto, y logrando que la playa sin nombre sea la gran protagonista de la primera media hora de la peli. El otro gran protagonista es el montaje, donde destaca la superposición de video llamadas, whatsapps y relojes, explicándote el trasfondo de la protagonista en apenas unos minutos, en un derroche de originalidad y de montaje. El trabajo de Blake Lively es bueno, pero no podemos perder de vista que en el momento en que pone pie en la playa, su cuerpo es el principal protagonista, con el neopreno ajustado, la forma de quitarse el pantalón y demás (no llega a los niveles de Megan Fox en Transformers, pero ahí, ahí). Por lo demás, su trabajo es bastante bueno. Pero me quedo con el ratito que sale Oscar Jaenada, muy gracioso en su papel. En cuanto al tiburón, se hecha en falta algún animatronic, ya que está completamente generado por ordenador, y en algunos momentos canta bastante, pero bueno, supongo que les saldría más barato.

Uno de los puntos a favor de la película es su factura, la mejor hasta la fecha de Jaume Collet-Serra con mucha diferencia. Consigue trasladarte a la playa y meterte en la situación, empatizando con el personaje y dándote ganas de salir corriendo en busca de esa playa. Gran calidad en la imágenes, rodaje muy interesante de surf, gran montaje y buena música hacen que disfrutes del comienzo de la película. A partir de ese momento, el desarrollo es otra historia por culpa de esa actualización al cine moderno de Tiburón. Si tiene puntos a favor, como la estética, el montaje, la música o las localizaciones, los tiene también en contra, como el desarrollo de la acción, con situaciones más bien poco creíbles, posicionado más bien en el mundo de la fantasmada. El tiburón no se le presenta, no tiene peso en la historia, y simplemente se utiliza como elemento del susto. Es como si a las pelis de miedo actuales, le cambias el susto que te da el fantasma por un tiburón. En especial una escena en concreto, en que parece que la Lively se ha salvado de una situación límite, y al girar la cámara, sustaco del tiburón. En fin, muy fuera de tono.

La fantasmada continúa con la gran fauna marina que existe en esa playa, desde ballenas hasta medusas que se iluminan en la oscuridad, y que el tiburón no puede atravesar. Pero el culmen de la fantasmada viene con la resolución de la película, que deja bien a las claras cuál es la intención de la película: la mujer contra el monstruo. La verdad, me dio mucha rabia, porque no está a la altura de la factura de la película, y te deja un sabor amargo por no haber sido algo más inteligente.

1024_2000.jpg

En resumidas cuentas, Infierno Azul es una cinta entretenida, con una factura técnica muy buena, una muy buena dirección, montaje y un gran trabajo de la segunda unidad en las localizaciones, pero que el desarrollo y las situaciones fantasmadas le quitan muchos puntos. Aun así, se trata del mejor trabajo hasta la fecha de Jaume Collet-Serra, que las nuevas generaciones, acostumbradas a las películas actuales de sustos (no de miedo), disfrutarán mucho, pero aquellos que vibramos con Tiburón, nos parecerá una actualización anabolizada fantasmal del clásico de Spielberg. Ya se sabe, cualquier comparación es odiosa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s