Carta abierta a Guy Ritchie y su Arthur del Bronx


Querido Guy,

Sólo tenías un trabajo con Rey ArturoRead the book and follow the instructions.

unnamed

¿Fácil eh? Pues no, ni corto ni perezoso te levantas de buena mañana y antes de que empiece la película, ya me has metido entre pecho y espalda una pirámide escalonada que ni Tenochtitlan, por empezar la película con consistencia argumental.

unnamed (1).png

Que no es por ser purista, bueno si, pero tienes historias sobre Arturo escritas desde hace más de 1000 años amigo, no podías haberte ceñido un poco al canon, lo básico para no mutilar el folclore británico milenario así, venga, en 120 minutos. Que no te pido ya que plagies Malory entero pero que menos que Merlín.

unnamed (2)

O como mínimo, haz el favor de respetarme la genealogía, que me has convertido a Mordred en brujo ultra poderoso cuando ya le vimos como niñato de tortazo en la cara en Excalibur a ritmo de O Fortuna.

Por favor, estad muy muy atentos a la segunda escena de la película porque igual sólo la vemos 350 veces más en flashbacks y nos saltamos algún detalle, que se ve que Guy sabe que nos despistamos fácil con ese humor de ghetto de Arturo y sus colegas, y lo mismo nos perdemos el eje del asunto, que viene a ser algo que nadie se imagina, que el rey que tiene pinta de malote (también conocido como “Vortigern del fascismo se sale, de la magia negra no”), y ha traicionado a su hermano Uther para ocupar el trono. El clásico Juan sin Tierra vs Ricardo Corazón de León de toda la vida… A ver si se te ha traspapelado el héroe británico Ritchie y lo que querías hacer era Robin Hood.

Lo de la arquitectura de este sitio es un sinvivir. Pronto descubrimos que la pirámide es lo de menos, resulta que Sauron se dejó a medio construir una torre con su ojo de fuego y todo en medio de Camelot, por no hablar del archiconocido Coliseo de Londinium que estaba en el mismo centro, donde tienen ahora la Noria, pues ahí mismito! Aunque se ve que lo de Vortigern es fascismo del bueno porque los embalses le funcionan fantásticamente, hasta le revelan la espada perdida.

La verdad es que para ser el rey prometido Arturo tiene poca suerte, no sale de casa de buena mañana y le para la guardia civil:
– A ver, documentación.
Y Arturo que es de clase obrera como todos nosotros le contesta:
– Mire señor, que no he tenido tiempo de hacerme el carnet de socio porque tengo mucho curro.

unnamed (3)Y claro se lo llevan detenido porque no puede uno andar indocumentado por la vida, a quién se le ocurre. Como es un tío ocupado, y los minutos corren, se salta la cola del carnet porque rey se nace. Todo iba sobre ruedas, hasta que llega a la espada y claro, le capturan porque Beckham está comentando el último derby y lo tiene fichadísimo que sabe que es hincha del West Ham United y lo lleva fatal.

Rey Arturo es tan buena que Merlín se ha negado a aparecer y ha mandado a la becaria de Erasmus a Londinium y allá te las compongas con su majestad, el Arthur del Bronx. La becaria controla un águila, espera, ¿un águila?

unnamed (4)

Eh, eh, eh ¿Dónde está Arquímedes? Devuélvanme mi dinero…

Después de capturar Arturo aparece Maquiavelo disfrazado de Jude Law, para contarte qué sí, que lo de ser un héroe es muy bonito, pero que aquí lo importante es aterrorizar al populacho, que es como mejor se le controla. Y para demostrar su punto, se marca una performance fascista, estilo concierto de Queen con Freddy Mercury arengando a su público (que Freddy me perdone) que parece dirigida por Leni Riefensthal con sus saludos a la romana y todo para darle más emoción.

unnamed (5)

Y a partir de aquí empiezan una serie de flashbacks mezclados con flashforwards que, para cuando te quieres dar cuenta, llevas un viaje de ácido que ni Hal en 2001: Una Odisea del Espacio, y ya ni sabes que parte de la trama ha ocurrido y que parte eran movidas mentales. Todo esto mientras intercalamos persecuciones, escenas de acción sin ton ni son y chinos karatekas, todo a cámara lenta pero caótica, para que el viaje de ácido de antes te parezca un paseo.

Y llegamos al clímax de la película, por fin Arturo acepta su destino y se enfrenta a Vortigern para demostrarle que de fascismo nada, que aquí manda su polla Inglaterra. Pero claro te has dejado el presupuesto en anfiteatros y torres mágicas y la batalla final parece sacada del Kingdom Hearts. Arturo contra el minotauro, porque claramente lo que le faltaba a esta película era mitología.

Olifantes, basiliscos, minotauros, kraken/górgonas… ¿Qué es esto Inglaterra, Grecia, Hogwarts, La Tierra Media? Aclárate que me tienes loca.

Y cuando todo parece perdido, el malo maloso se toma un descanso reflexivo para darle tiempo a Charlie Hunnam a sobrellevar los efectos de las drogas mágicas y de las que llevaban cuando escribieron el guión, y en un alarde de chulería que tiene más de Jax Teller que de Arturo Pendragon, se alza con la victoria y se corona rey de toda Inglaterra. Bueno, de toda o de la que le dejen los vikingos esos que rondan por toda la película, porque en Noruega se lleva el turismo de prostíbulos y playas.

Y con esto concluye, con un par de imágenes del nuevo reinado de paz y prosperidad que, básicamente, es lo mismo que hacía en el barrio pero a escala estatal. Un reinado como mandan los cánones con casinos redondos y furcias.

unnamed (6)

¿Que diosismo es este Arturo, que te llevas a medio prostíbulo de acto oficial?

Porque claro está, todos los personajes femeninos de la película o son prostitutas o son sirvientas o son madres/hijas, porque para que más, si total, tenemos una maga sin nombre, y tirando que es gerundio. Que hasta el último pardillo del ghetto de Arturo tiene nombre y el Rey se lo sabe, sí, porque es muy campechano, pero a nadie se le ha ocurrido preguntarle a la Moza. Todo muy sutil, no vaya a ser que quieras convertirla en Morgana en las películas que te queden por hacer y venga yo aquí a fastidiarte la surprise. Como Arturo se dedica a tirarle fichas sin sentido, qué mejor que meter un poco de rollo incestuoso que con Juego de Tronos está muy de moda… Como se entere Ginebra verás la que se lía. Pero eso ya lo dejamos para posteriores entregas junto con Lancelot y la esencia de las novelas de fantasía y de caballerías que tan bien has fusilado durante las dos últimas horas.

C8Q_gC_VwAAV561.jpg

Llámalo como quieras Ritchie pero esto ni es Camelot, ni es Arturo, ni hay Materia de Bretaña que lo sustente. Que te perdonen Malory, Troyes y compañía porque yo, no puedo.

Andrea Ordóñez es Graduada en Historia con Máster en Estudios Medievales Hispánicos y próxima Doctoranda en Lengua, Literatura, Historia y Pensamiento. Medievalista con aspiraciones imperiales, es repelente, pedante y freak. La odiarás, pero es adorable.

Anuncios

3 comentarios en “Carta abierta a Guy Ritchie y su Arthur del Bronx

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s