Valérian y la Ciudad de… A quién coño le importa?


Con algo de retraso (no, esta vez no el mio) respecto a la fecha de estreno, me decidí a ver la nueva película de Luc Besson Valerian y la Ciudad de los Mil Planetas, a pesar de que tenía muchas dudas sobre el director francés, sombra de lo que fue a finales de los 80 y comienzos de los 90, y arrastrado por los buenos comentarios en general que había leído en Twitter sobre la película (Twitter es el infierno en la “tierra digital”, pero para el cine, en ocasiones es el buenismo más empalagoso). Y en este punto, quiero justificar el porqué de mis dudas con Luc Besson, a la vez que le dedico unas líneas que, sin duda merece este otrora gran director, y que regaló a la industria del cine (y a mi) tres de las más grandes películas europeas que he visto en mucho tiempo: Nikita, El Gran Azul y, sobre todo y ante todo, Leon: El Profesional. Pero no fue hasta su siguiente proyecto que acaparó todas las miradas de Hollywood, mientras otros se rendían a su calidad, visión, su forma de rodar las escenas de acción y su habilidad con la dirección artística. Hablo de El Quinto Elemento, una cinta de ciencia ficción muy centrada en la acción, marca de la casa de Besson, muy llamativa visualmente, pero que tenia una propuesta muy facilona y básica en forma de guión inocente, basado en el manido tema del amor. Se cuenta que Besson la escribió cuando solo tenía 16 años, y realmente, se nota en la propuesta.

el-quinto-elemento-500x245.jpg

DA-jEcwWAAAxDIg.jpgEl pelotazo que supuso El Quinto Elemento le permitió hacer realidad el sueño de llevar a cabo su proyecto más personal: Juana de Arco. De nuevo contó con Milla Jovovich y con un reparto estelar, pero supuso un batacazo brutal que ni siquiera recuperó en taquilla lo que costó. Y lo que es peor, casi acabó con su carrera. Tras esa, su vuelta más destacable fue con un thriller de ciencia ficción protagonizado por Scarlett Johansson llamado Lucy, una suerte de Ghost in the Shell, pero que tampoco alcanzaba la calidad que una vez tuvo el cine de Besson.

Ahora, el realizador francés aterriza de nuevo a las pantallas con Valerian y la Ciudad de los Mil Planetas, un thriller de ciencia ficción en el que pretende retomar el éxito que obtuvo con El Quinto Elemento, hace más de 20 años. La cinta, protagonizada por Dane DeHaan y Cara Delevingne, basada en comic francés llamado Valerian y Laureline, que ha recibido buenas críticas y que parece que ha devuelto a la palestra al bueno de Besson. La película se basa en la serie francesa de ciencia ficción Valérian y Laureline, escrita por Pierre Christin e ilustrada por Jean-Claude Mézières. Valérian y la Ciudad de los Mil Planetas nos cuenta la historia de los dos agentes especiales a quienes el Ministro de Defensa les asigna una misión en la estación espacial Alpha, una especie de cajón de sastre donde conviven miles de especies de todo el universo y en donde se oculta un misterio en su centro.

Disculpadme, me he explayado más de la cuenta hablando de Luc Besson pero insisto, de verdad, para mí fue un precursor en mi visión del cine de acción y posterior referente, uno de los primeros que descubrí y que me atrapó. Por eso quería al menos dedicarle este pequeño homenaje al maestro del cine francés de acción, porque a continuación voy a despellejar, sin piedad ni miramientos, Valerian y la Ciudad de a quién cojones le importa?

Valerian-3.jpg

Tras un aspecto visual brutal (no en vano, repite Thierry Arbogast, director de fotografía de El Quinto Elemento, y eso se nota), se esconde una de las historias más plana, simple, inocente y babosa que he visto en mucho tiempo. Y mucha culpa la tiene la nefasta elección del casting, que pretende que nos creamos que Dane DeHaan, que interpreta a Valérian, sea un matón de virilidad disparada, asesino e inteligente, y que, por su parte, nos creamos que Cara Delevingne, que interpreta a Laureline, sea una actriz. De verdad, no sé de quién fue la idea de convencer a esta chica que tenía talento para actuar, no está bien engañar así a la gente. Suyos son los diálogos más infames de la película, una suerte de frases para ver quién es más chulo de los dos, uno pidiéndole matrimonio y con fama de mujeriego y la otra diciendo que no y soltando chascarrillos tópicos. Los dos compiten por ver quién tiene la frase más chorra, honor que parece que recaerá en DeHaan, hasta que Delevingne suelta un “el amor lo puede todo”, y en ese momento, tras dos minutos de revoltijos en mi butaca, y tres de espuma blanca por la boca, tuve claro que suyo era el premio a la frase gilipollesca de la peli.

Valerian-2017.jpg

Pero hete aquí que ese momento infame, lo desencadena la aparición del personaje de Rhianna, en una escena que no aporta absolutamente nada ni a la trama (la cual tampoco necesita mucha aportación extra), ni al ritmo de la película, y todo para marcarse un videoclip musical transformista, y concluir con otra de las frases chorras de la peli: “cuidaros el uno del otro y quereros”, o algo asi. De verdad, guionistas del mundo, la próxima vez que escuche una frase del estilo en una sala de cine, juro que la quemo. Tanto amor y tanta leche… Sed originales! Intentadlo! De verdad!

Valerian-and-the-City-of-a-Thousand-Planets-Trailer-2-Dane-DeHaan-Cara-Delevingne.jpg

A lo largo de Valérian y la Ciudad de a quién cojones le importa? desfilan otros personajes, a la que la propia historia apenas les da interés. Clive Owen hace de villano de turno, un personaje que decide en una escaramuza disparar unos misiles cuyo objetivo cae derribado en un planeta vecino, y decide ocultarlo al mundo, para que no le castiguen, cual niño pequeño que ha roto un jarrón jugando al fútbol y le dice a su hermano que no se lo diga a sus padres. En fin, algo ridículo. Aparece por ahí también un Ethan Hawke que no sabe muy bien a que fue al set del rodaje o qué es lo que queria hacer; un general llamado Okto Bar, personaje interpretado por Sam Spruell, quien es todo buenismo. Cabe destacar la aparición al comienzo de Rutger Hauer, y cuenta con las voces de John Goodman y de Elizabeth Debicki. Bueno, en fin, todo reducido a la más absoluta simplicidad, hasta insultante de verdad. Un desastre.

thumbnail_25961.jpg

La acción de Valérian y la Ciudad de a quién cojones le importa? es más bien atropellada y se desarrolla a trompicones. A pesar de ser una space opera, nos encontramos con situaciones más bien aburridas y poco aprovechadas, a pesar del comienzo tan prometedor, incluso fascinante, con la evolución en forma de saludo de la humanidad y el contacto extraterrestre (con el Space Oddity de David Bowie de fondo), la presentación de los Pearl (reíros ahora de los Na’vi de Avatar), y sobre todo, la escena del Gran Bazar multidimensional, escena arriesgada y diferente, justo lo que le pedia a la película. El resto es muy olvidable, con escenas de tiroteos ridículas, dos salitos mal dados del doble de Dane DeHaan, y una batalla galáctica mal desarrollada y sobre todo, mal explicada, que podría haber sido memorable gracias a los diseños de las naves (yo quiero saber la historia y quién está detrás de la nave estilo calamar que cae en el planeta).

DBneMnHVoAAg3Wo.jpg

En fin, tal y como me pensaba, mis dudas a la hora de ir a ver Valérian y la Ciudad de a quién cojones le importa? estaban justificadas. Luc Besson no acierta con la tecla desde El Quinto Elemento. Y he de reconocer que en esta ocasión me duele un poco más que con Lucy, por ejemplo, ya que creo que tenia mimbres para hacer algo entretenido, poder centrarse en cosas interesantes y propuestas curiosas dentro de la ciencia ficción, pero decide centrarse en las cosas chorras y simples de la ya de por sí, historia siiiiiiiimple y choooooooorra. Empieza a ser algo habitual en el cine de Hollywood. ¡Ah! Y por favor, por las pelotas del mismísimo Chinotauro, que alguien le diga de una vez por todas a Cara Delevingne que no es una actriz. Nos hará un favor a todos, y a ella también.

Anuncios

2 comentarios en “Valérian y la Ciudad de… A quién coño le importa?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s